Comprometidos con los negocios de barrio de Chile

El inicio

Nuestro planeta por miles de años ha sido fuente inagotable de vida. Hemos confiado que nuestras aguas siempre estarán limpias, el aire siempre será puro y que la tierra seguirá sana para alimentar a todos los seres vivos.

Hoy sabemos que aquello que creímos que nunca se acabaría, puede hacerlo y por nuestra responsabilidad, mediante hábitos y estilos de vida contaminante.

Cuidar el medioambiente, es cuidarnos a nosotros mismos. Disminuir los niveles de contaminación, y disminuir el uso de nuestros recursos naturales, significa darse a usted, su familia y quiénes los rodean, una mejor y más prolongada calidad de vida.

A continuación le planteamos algunas preguntas para que piense en sus hábitos de consumo:

  • Cuando lava platos o lava sus dientes, ¿deja abierta la llave del agua aunque no la esté usando?
  • Si está en su local o en su hogar, ¿deja la luz del baño encendida aunque nadie lo esté ocupando?
  • En su local ¿la conservadora de frío pasa con sus puertas abiertas por tiempo prolongado?
  • Si tiene estufa ¿la pone en un lugar resguardado de las corrientes de aire?

Se podría pensar que estas acciones como no cerrar la llave del agua o el calor desperdiciado al poner la estufa donde hay corrientes de aire, no significan mucho dentro de los costos para su negocio o su casa, pero si se suma el dinero que se escapa junto al calor de esa estufa o la cantidad agua que cae por esa llave en un año, puede verse la gran cantidad de recursos y pesos que tiramos a la basura mes a mes.

Entonces poner atención al agua, la electricidad, la basura que generamos y el gas que usamos, puede transformarse en una fuente de ahorro para su negocio y para su hogar. Mejor aún, puede convertirse en una manera de cuidar nuestro planeta


Otros destacados